Defendamos al pequeño comercio

Cuando pienso en el comercio local, siempre me viene a la mente una tienda de ultramarinos a la que iba con mi madre cuando era pequeña. La dueña sabía mi nombre y el de mi hermano, el curso al que íbamos, las galletas que nos gustaba tomar en el desayuno y sobre todo, se acordaba de lo mucho que nos gustaba el chocolate, y siempre tenía a mano una tableta que nos regalaba a escondidas de mi madre.

 

Me viene a la mente la librería donde cada año compraba los cuadernos antes de comenzar el curso escolar, el lugar donde aprendí a amar la lectura, donde gracias a los libreros conocí títulos que me mantenían en vilo por las noches y donde me compré mi primer libro de Harry Potter, atraída por lo que me contaba la librera.

 

Pienso también, cuando a día de hoy, me quiero comprar un vaquero y acudo a cualquiera de las tiendas de ropa que hay por Aranda. La dependienta, que ya sabe mis gustos, me cuenta en confianza que me lleve mejor los de esta marca, que es nueva, que acaba de llegar y que da muy buenos resultados. Que ella los ha probado y que los recomienda.

 

Me gusta entrar a cualquier tienda de Aranda y que me llamen por mi nombre, que me pregunten por mi trabajo y por mi familia. Que me saquen todos los productos que tienen en la tienda y que a pesar de no llevarme ninguno y de haberlo dejado todo manga por hombro, me despidan con una sonrisa y con un “Gracias por venir. Que tengas un buen día”.

 

Me gusta que pese a no estar pasando por su mejor momento, el comercio local se mantenga y que haya “locos” o “valientes”, según se mire, que abran negocios nuevos y luchen por la creación de un proyecto propio con sus señas de identidad. Me gusta que la gente siga apostando por Aranda, que los comercios locales apuesten por la formación, por diferenciarse y apostar por un producto de calidad. Me gusta ver cuando un comercio local se crea un perfil en redes sociales, cuando se crea una página web y lucha por abrirse hueco en este mundo tan conectado.

 

Creo que no valoramos lo que tenemos. Acoa, es la Asociación de Comerciantes de Aranda, y es el comercio uno de los sectores  que está favoreciendo que la riqueza se quede en Aranda, que favorece la creación de empleo y que favorece a que esa España Vacía de la que formamos parte, se llene con ilusión y nuevos proyectos.

 

MARÍA GÓMEZ